Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2017

Hola recuerdo.

Imagen
Paparupapa eu eo…sonaba en las bocinas de aquella vieja choza acondicionada para ser un restaurante de día y bar de noche. Ella avanzo segura de si misma y su coquetería mientras le clavaba sus ojos verdes, con un ademan de su mano izquierda lo invito a la pista, él, contagiado por la música e hipnotizado por la magia del momento, cooperó. Pasos decididos hasta alcanzarse, predestinados para así bailar. Danzaron con la magia de la pasión juvenil, carente de responsabilidades y consecuencias. Sus labios se encontraron en un gran beso que incendio la pista y mi pútrida alma, llevándola a ese punto de cenizas. El solitario bailando se quedó sin hablar. Algo en mí se rompió, fragmentos olvidados en aquella selva que hasta la fecha sigo sin encontrar.
Trece años después escuche la canción y no pude evitar transportarme en el tiempo, revivir el recuerdo, soñar con los ojos abiertos.






Alcoholismo en las rocas

Imagen
Sed...
Hay una sensación peligrosa que muy pocos conocen, esas cosquillas al fondo de la boca que solo puedes calmar tras un largo trago de licor, bien puedes hacerlo solo o con la compañía que mejor precises, todo depende de la aceptación que tengas para contigo.  Mi punto de partida es la soledad, sin ojos indiscretos que juzguen y repitan constantemente “no es muy temprano para estar tomando” como un maldito disco rayado. Lo que ellos no entienden es que no hay horario para ser un alcohólico. Así como tampoco hay horario para ser escritor, solo lo haces porque te nace y es una parte de ti que no puedes dejar.

Escribir borracho es una cosa que todos pueden hacer pero que pocos sabrían aprovechar para sacar unas líneas decentes y con un mensaje claro. Yo definitivamente no creo ser de esos, sin embargo, intentarlo ha valido cada intento con su respectivo fracaso incluido e impostergable.




  Beber bien es todo un arte que se desarrolla con los años, tolerancia, combinaciones de principio…