Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2012

I Just Don't Know What To Do With Myself

Fue en aquel primer y fatídico año de cuando el vacío entre mis costillas hacia un acto de presencia terrible; mis amigos por la situación se apartaron ¿que sabían ellos de lidiar con separaciones? Tampoco los hubiera culpado por no querer hacerlo pero la soledad y la desesperación son implacables y absolutas.

  En menos de un mes llego mi cumple años, ese año nadie lo recordó y si alguien lo hizo nadie lo menciono. Camine por lugares que conocí y que alguna vez significaron algo para mi y cada lugar era un golpe al corazón, allí estuvimos sentados toda una noche tratando de solucionar tu mundo, aquel árbol de donde bajamos un gato.
 Un anuncio morado de luz neón a un costado de una pared roja llamo mi atención decía “Scalla” prometía anonimato y amor disfrazado si podías pagarlo, suerte la mía de cumplir años en quincena. Me revisaron 2 veces en la entrada, un tipo solo a la entrada de un table dance, bueno no es muy común.
 El mesero que me recibió en la puerta parecía leer mis…

Cenit.

Hace unos días recibí  este mail. Después de pensarlo un poco, decidí hacerlo publico; ella tiene el mismo derecho de hablar de mi como lo hice de ella.

  “Gracias Layla”
  Intento descifrar su mirada, sus ojos refulgentes cual carbones encendidos, no me permiten sondear más allá de lo permitido. Años de férreo control sobre sus emociones; ha sabido dominarlas, y esconderlas de ojos no educados en ese arte. Expectante, ansío que pose sus labios sobre los míos, demasiado tiempo de imaginarme ese leve roce furtivo o el beso posesivo que bebe implacable todos mis secretos y ansiedades. Pero... no será hoy. Atisbo una frugal duda asomando y siento sus manos deslizarse entre mis senos. Escapa un gemido ahogado, ¿fui acaso yo quien lo profirió? No puedo pensar, sólo sentir su roce por encima de mis ropas.  Me pego más a su cuerpo, del que exhala un calor que amenaza con envolverme y arrastrarme. Bajo una mano lentamente por su pecho, inhalo su aroma, un olor a virilidad y a deseo. El dese…

Layla

Imagen
  Dijo tanto con la mirada, encierra pasión reprimida por años dispuesta a explotar a las manos apropiadas  y curiosamente esta tarde son las mías; invita coqueta a arrancarle la ropa sin miramiento alguno, no me negare.
     Pienso en besarla pero en lugar de eso estrujo sus senos con mis manos mientras le comparto una mirada picara y obscena, agiles se deslizan entre los botones de su blusa negra, evitan con maestría el sostén y en un tris encuentran sus pezones.
 Regala un gemido a mis oídos, aprovecho para aprisionarla entre la puerta de su habitación y mi pene, frotando su sexo en cada roce sobre  la ropa, la blusa pronto está en el piso seguida por el sostén  de igual negro que el color de mi alma.
   Mis manos bajan por su costado encuentran el borde de su falda que no tarda en subir hasta su cintura, decía que estaba lista para hacerlo pero jamás imagine que no llevara pantis, la mano derecha llega pronta a su vello; lo recorre hasta sentir humedad, clava los dedos en mis esp…