Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2012

Carolina (Fue, paso)

Imagen
La conocí hace ya varios años, en aquellos entonces yo tenia pareja, ella también, la novia de un amigo, entonces pensé que mujer tan odiosa, que horrible tono agudo de voz, gritona, tosca, mamona, irritable, fastidiosa, caprichosa, berrinchuda.
Jamás fuimos amigos realmente, ella con su vida,  yo con la mía, cada quien en su esquina, parecíamos funcionar bien de esa manera, el tiempo, el trabajo, las situaciones nos hicieron romper ese cómodo "equilibrio" en el que estábamos, haciéndonos muecas y tratándonos con la punta del pie.

 Si yo tengo esa opinión de ella ¿que pensara ella de mí? Nada bueno.  Como me trata la trato, eso seria equivalente a que cada vez que hablas lanzar un cuchillo. Detesta el humo de mis cigarrillos, me mira por sobre su hombro con aires de grandeza y eso me molesta.
 La mujer que decides jamás será nada importante en tu vida.

¿Que paso?
 No se como pero algo sucedió.... nos llevamos mejor, ya no es una persona a la que me incomode saludar o desp…

Ventana.

Imagen
Hay días en los que no puedo concentrarme, mil ideas zumban en la cabeza al mismo tiempo, nada claro, nada especifico, nada que pueda usar. Algo de música suele domar a la bestia que llevo dentro (más bestia que nada) y estos días me hacen sentir viejo, duelen las articulaciones, remarcando a la perfección la soledad.
 Una de esas tardes en la que el mundo abruma, encendí un cigarrillo y me dispuse a observar al mundo desde mi ventana.
  Su novio la visita una vez más, tenía 20 días de no verlos juntos, charlaran un rato, ella lo mirará con encanto, él presuroso la besara y en un instante comenzaran a hacer el amor (que envidia) desde aquí puedo observar perfectamente sus rostros, imagino escuchar lo que se prometen mientras se aman. Hace más de 10 años que una mujer no me mira con esa expresión, no me puedo quejar me lo he ganado.  La primera vez que los vi, me conmovió la escena, destilaban cariño por todos sus poros, creo haber percibido el aroma aquel del que habla Sabines. Esta tard…